Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Mas informacion
Noticias
13
enero
2016

Aprovechando la época en la que nos encontramos, hoy queremos dedicarlo a hablar de la recolección, uno de los aspectos más importantes a la hora de obtener un buen zumo de aceitunas.

Una buena recolección viene determinada por el momento en el que las aceitunas se encuentran, nuestra empresa apuesta por la precisión a través del seguimiento de maduración a lo lardo del año del fruto, pero es un mes antes de la recogida cuando el fruto es analizado para poder saber el contenido en aceites y gracias a la observación constante por parte de nuestros expertos, este seguimiento nos permite conocer la evolución del fruto y poder saber el momento exacto en el que el fruto alcanza la máxima calidad y cantidad, punto en que la aceituna nos va a proporcionar un auténtico zumo de frutas con el que poder disfrutar de toda la riqueza olfativa y gustativa de nuestros aceites, en definitiva todo un mundo de sensaciones para nuestros sentidos.

El proceso de recolección es la actividad más costosa del cultivo del olivo y super importante, ya que es donde puede empezar a deteriorarse la calidad del aceite si no se utilizan criterios adecuados en cuanto al cuidado del fruto y los tiempos que transcurren desde la recogida hasta la entrada al molino, estos tiempos deben de ser lo más cortos posibles, esto es posible gracias a que nuestra Cooperativa dispone de un servicio amplio en el horario para la descarga del fruto y a la responsabilidad de nuestros socios.

Actualmente los sistema de recolección más utilizados son el vareo, acción tradicional y la vibración mecánica de ramas y troncos, este último sistema cada día más adaptado incluso para plantaciones familiares.