Solicitamos su permiso para obtener datos estadisticos de su navegacion en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Mas informacion
Noticias
24
diciembre
2015

Resulta curioso que AOVE sea la primera y tercera personal del presente de subjuntivo del verbo aovar: yo aove, tú aoves, él aove y que su significado sea “Poner huevos un animal”, porque esta palabra se forma con las iniciales de una palabra compleja que hace referencia a la mejor grasa alimenticia del planeta: Aceite de Oliva Virgen Extra.

Estas cuatro letras en mayúsculas, representan mucho más que una subcategoría dentro de los aceites de oliva: defienden un concepto, la calidad superior y la ausencia de defecto dentro de los zumos directos de la aceituna y permite al consumidor asociar inmediatamente esta palabra al alimento más importante de nuestra Dieta Mediterránea.

Es cierto que la gente habla con naturalidad de las variedades, arbequinas, cornicabras, picuales, …, pero existe un desconocimiento en cuanto a los tipos de aceite de oliva,  por eso queremos hacer un pequeño ranking y así poder explicar las subcategorías que existen:

  • Aceite de Oliva Virgen Extra – Primera posición indiscutible, es el zumo que se extrae directamente de la aceituna, analíticamente y organolépticamente es perfecto.
  • Aceite de Oliva Virgen – Segunda posición, sigue siendo un zumo extraído del fruto de la aceituna, pero no es perfecto, tiene defecto.
  • Aceite de Oliva – Hace años también etiquetado como “aceite puro de oliva”, realmente es la mezcla de un aceite rectificado con un poco de aceite virgen.

Así que si tiene dudas en cuanto a comprar un aceite, siempre AOVE.